Antiulceroso y cicatrizante

Numerosos trabajos de investigación han confirmado las propiedades antiulcerosas y cicatrizantes del jugo y del gel de AV, reconocidas y difundidas desde tiempos remotos.
Actualmente se responsabiliza de las mismas, en primer lugar a los llamados Polisacáridos farmacológicamente activos (PFA), que contribuyen a la rápida resolución de las úlceras que afectan la mucosa gastrointestinal y también a la aloe emodina capaz de inhibir el crecimiento y ciclo vital del Helicobacter Pylori, identificado como el agente biológico responsable del desarrollo de las úlceras gástricas.

También las heridas, lesiones, quemaduras y ulceraciones de la piel experimentan una rápida mejoría y curación, debido a la acción sinérgica de los diversos constituyentes del gel de AV; en especial, las glicoproteínas y los PFA señalados anteriormente, que vehiculizados por la lignina estimulan la proliferación y crecimiento de los fibroblastos, la angiogénesis y el proceso de reepitelización con el consiguiente aumento del colágeno y reparación de los tejidos lesionados. Es de destacar que la cicatrización de heridas y ulceraciones se acelera sensiblemente, tanto con la administración oral del J de AV como con la aplicación tópica o local del gel de AV.